martes, 9 de abril de 2013

Por qué elegir jornada partida


ASPECTOS A CONSIDERAR EN LA ELECCIÓN DE LA JORNADA CONTINUA

1.- JORNADAS INTENSIVAS MÁS EXIGENTES
Si la jornada se intensifica, parece razonable pensar que también lo hará el ritmo de trabajo. A los niños se les someterá a un ritmo más fuerte y prolongado (5 horas seguidas con un descanso de 30 minutos) cuando los expertos aconsejan que la duración de la jornada (bien sea media jornada, bien jornada intensiva) no sobrepase las 4 horas.
El tiempo de recreo de los niños será menor en relación al número horas de clase. En el caso de infantil el recreo se dividirá en dos periodos de 15 minutos, donde los niños tendrán que elegir entre jugar o comerse el bocadillo. El juego y la socialización es también aprendizaje.
2.- NO EXISTEN ESTUDIOS QUE INDIQUEN MENOR RENDIMIENTO POR LAS TARDES
Según un estudio realizado por el Catedrático de Sociología Fernández Enguita en colaboración con la Universidad de Alcalá, se demostró que no hay un derrumbe del rendimiento o de la concentración de los alumnos por la tarde. En cambio, el informe del profesor Caride (Catedrático de Pedagogía Social por la Universidad de Santiago de Compostela) si detectó una mayor fatiga de los alumnos en la jornada continua frente a la partida.
3.- EXPERIENCIAS NEGATIVAS
Comunidades pioneras en la implantación de la jornada continua como Ceuta, Galicia y Andalucía tienen los resultados más bajos (puestos 1º, 2º y 4º) en competencia académica al final de la escuela primaria.
En concreto en Andalucía se redujo la conformidad con la jornada continua del 73% al 38% a los 4 años de su implantación.
4.- CAMBIO DRÁSTICO DE LOS RITMOS DEL NIÑO
Los niños, especialmente los más pequeños, tienen necesidades de descanso, comida y siesta poco compatibles con el horario de una jornada continua o “intensiva”.
Parece razonable pensar que si las rutinas con las que se trabaja en las escuelas infantiles contemplan horarios de comida y siesta entre 12:00 y 13:00 horas porque suponen un beneficio para los niños, será mejor mantener esos horarios en el colegio.
5.- REDUCCIÓN DEL CONTACTO ENTRE FAMILIAS Y PROFESORADO
El horario de los profesores para atender a las familias sería de 2 a 3 de la tarde, una hora diaria a continuación del horario lectivo como se recoge en la Orden 11994/2012.
Parece obvio que este horario no es el más asequible para un número importante de padres y madres, lo que redundará en un menor contacto entre profesores y familias.
6.- RIESGO DE DESAPARICIÓN DEL SERVICIO DE COMEDOR
En centros con jornada continua el uso del comedor disminuye, pudiendo llegar a cerrar por pérdida de rentabilidad para la empresa que lo gestiona. Esto sin contar las medidas de ajuste que pueda aplicar sobre este servicio la Administración, especialmente en los tiempos que corren.
7.- DETERIORO DE LAS ACTIVIDADES EXTRAESCOLARES
La experiencia dice que las actividades extraescolares suelen sufrir un deterioro progresivo en centros con jornada continua. Empiezan con fuerza cuando se implanta la jornada continua pero posteriormente languidecen y pueden llegar a desaparecer.
8.- REDUCCIÓN DEL TIEMPO EN LA ESCUELA
La escuela pública supone un elemento aglutinador de la sociedad en la que todos los niños pueden relacionarse como iguales y gozar de las mismas oportunidades, independientemente del grupo social al que pertenezcan. En este sentido, la reducción del tiempo en la escuela contribuirá a deteriorar ese factor aglutinador.
El incremento de los tiempos de ocio supone, indirectamente, una diferenciación social del alumnado, ya que, en la práctica, este ocio no será igual para todos.
En la mayoría de los países europeos la escuela tiene jornada partida. Es más, la tendencia es hacia aumentar el tiempo escolar para adaptarse a los ritmos de la población.
9.- DETERIORO DE LA ESCUELA PÚBLICA
El cambio de horario desde una jornada partida a una jornada continuada perjudica a la escuela pública. La inmensa mayoría de la escuela privada tiene jornada partida y la población de esta avanza progresivamente, en algunos lugares de la comunidad de Madrid ya acoge a más del 70% de la población. La escuela privada, aumentando sus servicios educativos, está aumentando su población.
Existe el riesgo de pérdida de alumnos en los centros públicos con jornada continua en los que sus servicios se hayan reducido o eliminado. Ya se van a cerrar centros en el distrito por falta de alumnado.
10.- DIFICULTAD DE VOLVER A IMPLANTAR LA JORNADA PARTIDA
Aunque la norma lo permite, la complejidad del procedimiento (serian necesarias dos terceras partes de consejo escolar mas dos terceras partes del censo electoral del colegio) haría difícil volver a la jornada partida una vez se implante la jornada continua.
Además, la pérdida de población demandante de educación en jornada partida que se produciría en el colegió acentuaría aún mas esa dificultad, convirtiéndose el centro, en la práctica, en un colegio con jornada continua de manera definitiva.

Este texto ha sido elaborado por madres de un colegio de Madrid como argumentario para elegir la jornada partida. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario